La no-noche

23 Jun

¿Cuantas horas habremos dedicado en este tiempo en Dinamarca a debatir sobre el frío, la humedad, el viento, el sol, la nieve, el no calor,…? Infinitas.

En algún momento pensé que aquél era un tema que sólo obsesionabaa mi madre, pero no, nada de eso. Aquí el tiempo ha sido una conversación monótona. Y un claro influyente en el estado de ánimo. Ayer mismo, que me sentía triste y vacío apareció el sol por la mañana y un parde cervezas y dos horas tomando al sol en unas amacas cerca del canal con los amigos arreglaron mucho, cambió mucho mi estado de ánimo. Y es que un junio con chaqueta y paraguas no es el junio al que estaba acostumbrado.

Pero para mi, más allá del clima, hay una diferencia sustancial con el día y la noche de allá: la luz.Hemos pasado de la (casi) noche continua del invierno a la “no-noche” del verano, como bautizó Ivan al fenómeno de salir de fiesta cualquier día aún con luz en el cielo, a eso de las once de la noche, y estar en cualquier bar a las 3 y pico de la mañana y la luz allí de nuevo.

El tiempo y la luz han sido sustanciales en estados de ánimo, quizá por la falta de costumbre a que se haga de noche cerrada a las 16h en enero o que amanezca a las 3h en verano. A la vuelta, al ir bajando de latitud, el día irá acortando a grandes pasos hasta volver a controlar las horas de luz y de oscuridad, sin que entre unas y otras la diferencia sea muy grande. Y volver a controlar el día y la noche, que dejará de ser no-noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s