El regreso

22 Jun

25 de junio. Ese es el día que saldré de Dinamarca, aunque llegaré a casa una semana más tarde.

Desde hace unos meses tenía decidido que tras todo este tiempo lejos de casa la vuelta no podía ser breve. Tenía que ser una vuelta a lo grande. Algo más que 4 horas cruzando el cielo europeo había de separar este tiempo en Dinamarca del que venga en España.

El traslado entre mi piso de Copenhague y la casa con mis padres no podía ser breve, entre el frío de verano y la humedad sofocante, entre el danés de la calle y el inglés de los carteles con el todo en español, entre el pasar desapercibido y el conocer a alguien en casi todas partes. La vuelta no podía ser sencilla, ni breve. La conexión entre estas dos vides, que ahora son una, debía ser lenta y pausada, poco a poco.

25 de junio. Ese es el día que saldré de Dinamarca. Cogeré un autobús en Copenhague hasta llegar a Berlín, con mi mochila y todas mis cosas. Acompañado con Karen, con quien emprendo el viaje de vuelta. De Berlín hacia Polonia, viajando por el oeste del país hasta llegar a Cracovia. Y de Cracovia a Praga. Desde Praga hacia España.

En el camino bus, tren, coche y lo que sea necesario. Y albergues, coachsurfing y acogida de amigos y amables conocidos. Y muchas cosas más, seguro, que irán surgiendo en el viaje de vuelta. Paso a paso, hasta llegar a casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s