Madrid en el horizonte

16 Mar

El motivo principal fue el no arrepentirme si lo dejaba pasar. El segundo, que para esta convocatoria tendría mejor media que para la siguiente, pues de una u otra forma la media de la carrera me va a bajar tras el Erasmus. Y quizá habría que sumar las ganas de seguir dando vueltas y vivir nuevas experiencias. Con estas razones decidí solicitar el programa Séneca para estudiar el curso que viene en Madrid. Sabía que existían muchas posibilidades de que me dieran la plaza, aunque en este programa lo complicado es conseguir la beca.

Hoy la Universidad de València ha resuelto las solicitudes de las plazas y a mi me han dado la que andaba buscando: la Universidad Complutense de Madrid. De la beca aún no se sabe nada, y me temo que tardaré en saberlo. Pero de momento, esta noticia ya ha generado dentro de mi ver con un poco más de claridad ese lejano horizonte que se vislumbra al final del Erasmus.

Madrid es una ciudad que siempre me ha atraído, entre otras muchas cosas por la actualidad que allí se genera cada día, por las conexiones que tiene con el mundo y esa vidilla que desprenden sus calles. Además, la universidad a la que iría es la que imparte Sociología y Ciencias Políticas desde hace más tiempo y ofrece un marco académico y laboral incomparable en España.

No sé hasta donde llegaré con esto, no sé si será bueno haber estado en 3 universidades distintas durante 3 cursos seguidos, no sé cómo será vivir en España sin estar en Valencia, ni alargar esta escapada que en un principio era para 5 meses, pero que ya va por los 7.  Todo son variables que influirán en la decisión final, pero sobretodo estudiar el año que viene en Madrid se supedita a la concesión de la beca. Pues si no me la conceden es probable que no vaya. Este año ya hay suficientes gastos en Copenhagen (la beca no cubre ni la mitad) para prolongarlos un curso más. La opción de ponerme a trabajar no la dejo pasar, de hecho ya hace algunos días que ando echando currículums por la ciudad, aunque creo que estará difícil conseguirlo.

De momento me quedo con este primer sí, que al menos de momento me permiten ver Madrid en el horizonte. Quizá sea un simple espejismo, quizá al final lo pueda tocar. Veremos.

Anuncios

Una respuesta to “Madrid en el horizonte”

  1. Pepe 20 marzo, 2011 a 9:38 #

    Receta surrealista para conseguir lo que se desea: “Póngase usted una hoja de laurel en el ombligo y cuando vaya a solicitar el deseo, acariciela y concentrese en su petición.”
    ¡Mañana mismo mando cien niños a restregarse por el laurel cercano a la cocina! Madrid es tuyo… un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s