Weltschmerz: ¿Reconstruimos o reseteamos?

13 Mar

En un paseo soleado por Copenhagen con Guille hablando de lo divino y lo humano llegué a una conclusión: en esta vida que no da más que palos sólo se puede salir a la calle con paz interna y la mejor de las sonrisas, aceptando cómo es uno y entendiendo el contexto que lo rodea, sin hundirse a cada mazazo ni arrodillarse a cada dificultad, simplemente renovándose, reconstruyéndose, cogiendo lo mejor de lo que uno a aprendido y olvidando el resto, tratando de andar un poco más lejos, con una mejor cara o al menos más experimentada. Entendí que es esa la única forma de poder encontrarse con una sonrisa cuando uno se ve en los espejos, de acabar con la frustración acumulada, con el resentimiento, con las cadenas.

Anoche, durante una sobremesa hispanogermana en casa de Esther nos pusimos a divagar. Conversando sobre la vida, los viajes, la educación llegamos al fantástico mundo de las palabras. Después de un lago rato en que los españoles nos pusimos a hurgar en nuestra memoria léxica dando significado a imposibles formas en que se dividen nuestros tiempos verbales fuimos nosotros los que se lo complicamos a Leoni haciéndole definir intraducibles términos del alemán.

De entre todas aquellas palabras que fuimos dejando caer sobre una mesa llena de copas de vino y colillas hoy recupero una: “Weltschmerz”.

Según nos explicó anoche, el significado de “Weltschmerz” es el del dolor causado por la tristeza que hace sufrir cuando se comprende que las propias debilidades son causadas por la crueldad del mundo. O más simple: el dolor que a veces genera observar el mundo.

Quizá hoy sea un momento propicio para usar ese término. Cuando uno se levanta y comprueba que aquella noticia con la que se acostó anoche de que un tsunami había arrasado Japón no era un sueño, cuando se da cuenta de que el miedo a un desastre nuclear acecha de nuevo por la necedad de nuestros gobernantes (y nuestras sociedades), cuando comprueba que un tirano sigue haciendo de las suyas al otro lado de las costas europeas -y otros muchos más allá, sin que queramos verlo-, cuando el sistema que hemos creado no da respuesta a las voluntades de la gente, cuando un individuo no puede más que resignarse a la dictadura del trabajo o a la tragedia del no tenerlo, cuando se hace patente que no hemos aprendido de los sufrido y que no tenemos la madurez suficiente para solucionarlo.

Sin ser alemán y sin apenas conocer ese complicado idioma, es hoy cuando hay que utilizar “Weltschmerz”.

Dolor, pena, tristeza, resignación, eso es lo que uno siente. Sí, pero no sólo podemos quedarnos en manos de las palabras… hay que hacer algo más, andar un poco más lejos. Desgraciadamente aquí  el rumbo se ha perdido de tal forma que reconstruirse no sirve de nada. Nos hemos corrompido tanto que creo que sólo hay una forma de solucionarlo -o al menos de intentarlo- que hoy propone Manuel Vicent en El País.

 

Resetear,

Manuel Vicent

No conozco a nadie que en el fondo no se sienta inferior a su propio ordenador, que no ponga cara de idiota cuando sin saber por qué, de pronto el aparato se bloquea, el cursor deja de obedecer al ratón, la pantalla se apaga y todo el trabajo se pierde en el bosque informático poblado de malvados enanitos. A las radios, televisores y otros cacharros antiguos bastaba con darles un puñetazo para que volvieran a funcionar, pero frente a la rebeldía del ordenador no sirve de nada aporrear con odio el teclado. En este caso, según aconsejan los técnicos, la única solución consiste en resetear, esto es, en apagar e incluso en desenchufar por completo el sistema y en volverlo a encender para que todo empiece de nuevo. Pues bien, resetear es hoy una acción casi mística, que cada cual debería aplicar también a su propia vida cuando uno se siente muy mal, pero no sabe qué le pasa. Volver siempre al principio es una fórmula budista de absoluta actualidad. Cuando arrastrado por la corriente política, con los años te has vuelto en un tipo esquinado de extrema derecha con el pelo teñido de azabache, si te reseteas, puede que vuelva a emerger del pasado aquel chico solidario, ecologista, que quería librar al mundo de la injusticia universal. Cuando el tedio ha desactivado la pasión que sentías por un amante ya gastado, si te reseteas, puede que recuperes aquel novio nunca olvidado del todo o aparezca en el horizonte otro más joven, más guapo y más simpático. Cuando tu cuerpo con la edad se ha convertido en una ruina y no sin razón te crees amortizado para el sexo, si te reseteas, puede que seas aún más feliz dedicándote a la erudición y a cazar mariposas como Nabokov. Cuando uno era una hormiga petulante que creía que este planeta no corría ningún peligro con las centrales atómicas, si te reseteas, tal vez pensarás que la energía limpia se deriva de una inteligencia clara y entonces te harás un militante antinuclear. Cuando te duelen cosas que antes no te dolían y tampoco sabes qué va a ser del mundo ni de ti en el futuro, vete a la cama. Uno se resetea todas las noches durante el sueño. El cerebro se apaga, pone en orden los cables y de ti depende encenderlo cada mañana para ver el sol en la ventana como si fuera la pantalla del ordenador de nuevo iluminada.

Sí, el diagnóstico está claro: “Weltschmerz”. La solución es la duda ¿nos reconstruimos o reseteamos?

Anuncios

Una respuesta to “Weltschmerz: ¿Reconstruimos o reseteamos?”

  1. anna pons 13 marzo, 2011 a 23:16 #

    Es una sensació de malencolia que, a pesar de la “mascletà” i l’ambient fallerenc i primaveral de València, molts sentíem també hui. El mal és que la “weltschmerz” eixa, moltes vegades va acompanyada d’una mena de pessimisme que no et deixa lloc a l’acció. Ressetejar?, reconstruir?, deconstruir i reinventar? La veritat és que amb tantes desgràcies i tan poca voluntad política i social per construir un món més just i sostenible, pot ser haurem d’acabar per ressetejant-nos.
    Una abraçada, nebot.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s