En esta casa obedecemos las leyes de la rotación

26 Feb

“En esta casa obedecemos las leyes de la termodinámica”, dijo Homer Simpson en un capítulo en el que se hartaba del desorden provocado por el paro en las clases en el colegio.

Pues bien, desde el primer día en el piso de Studiestraede (para evitar, en la medida de lo posible, conflictos y hartazgos) decidímos que en esta casa obedecemos las leyes de la rotación. Sí, rotación.

De acuerdo con un complejo sistema de variables donde había que buscar el mejor resultado para vivir sin problemas 5 estudiantes (4 hombres y una mujer, 4 españoles y un alemán) en un piso con 4 habitaciones, en la reunión constitutiva de Nuestras Leyes hicimos un sorteo según el cual cada uno habría de estar 2 meses en habitación compartida y 3 en habitación individual. El 15 de cada mes se harían los cambios y nunca se estaría 2 meses en la misma habitación (a excepción de en la habitación compartida, que había que estar dos, pero cada mes con una persona diferente). De esta forma todos pasaríamos por todas las habitaciones y nadie estaría en una posición más favorable que otro (una habitación es más grande que otras, alguna más ruidosa, otra con más luz,…). Seguíamos las leyes de rotación, basadas en los principios de igualdad y comunitatrismo.

De esta forma, el reparto quedó establecido así:

¿Y a qué viene esta explicación tras un mes y medio viviendo en esta casa? Pues primero que nada para que quede constancia en este blog de la organización que seguimos en Studiestraede 21 y segundo para comenta lo que me gusta mi nueva habitación, en la que estoy desde hace una semana.

El cambio lo hice algo tarde, pues debía una semana a Guille de habitación individual (él me había prestado la suya cuando estuvieron por aquí mis amigos)… un acuerdo bilateral entre caballeros. Por lo tanto, tras un mes compartiendo habitación con Noel y una semana compartiendo con Constantin me tocaba tener mi espacio, mi cama doble, mi mesa propia y mi armario sin compartir. Todo un lujo.

No me puedo quejar del mes compartido con Noel, fue tremendamente fácil convivir con él, pero ahora me toca un espacio sólo para mí y eso también se agradece.

En un par de semanas me toca volver a la habitación doble, esta vez con Sara. Y tras ese mes habré de estar los dos meses siguientes en habitaciones individuales, cada mes en una, siguiendo como siempre nuestras leyes de rotación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s