La voz de la experiencia

9 Dic

Esta mañana, en la entrada que he escrito desde el tren, decía que las próximas serían algo nostálgicas, de ‘remember’, porque me dedicaría a reflexionar sobre este tiempo que ha pasado hasta ahora y viendo, sobre todo, que a la vuelta de navidad las cosas serán diferentes sin vivir en Trekroner y sin mucha de la gente que ahora hay por aquí.

Precisamente esta tarde, tras una improvisada comida en mi piso con Sara, Noel y Guille empezábamos a preparar el té y ha sonado el timbre. He abierto la puerta. Había un chaval al otro lado que decididamente ha saludado en inglés, yo le he devuelto el saludo y rápidamente ha cambiado al español y se ha presentado ante la expectación de todos los comensales:

“Hola, soy Pablo, un español que estuvo el año pasado de Erasmus por aquí y vivía en este mismo edificio”. Ha pasado y nos hemos presentado. Conocía a Noel por amigos comunes y sabía algo de nuestra vida de por aquí porque la sigue a través de su blog.

Nos hemos sentado en el salón de mi piso, con el nuevo miembro de la mesa redonda, y le hemos empezado a contar como iba todo por su viejo hogar.

Él nos ha contado un montón de experiencias, hemos comparado vivencias –es sorprendente hasta que punto en tiempos diferentes se pueden tener las mismas impresiones-, locuras de sus momentos, los mejores trucos para vivir de la mejor manera posible, me ha hablado de la anterior inquilina de mi habitación de quien ha dicho ser poco sociable y algo desastre (de eso yo he tenido pruebas fehacientes), nos ha contado sus hábitos por este lugar, y sobre todo nos ha explicado como es –más o menos- el qué vendrá: las evaluaciones, el fin del semestre, la vuelta tras navidades cuando esto está vacío, conocer a nueva gente, la vuelta de la luz del sol y la desaparición –aunque tarde- de la nieve, las relaciones post-Erasmus –y muchas relaciones in-Erasmus-,…

De pronto se ha presentado ante nosotros quien menos podíamos esperar y quien más útil podía ser: alguien que había vivido algo muy parecido a lo que nosotros estamos viviendo, en el mismo lugar, y estaba allí, dispuesto a contar y responder a todas las dudas que nos habían surgido.

Está claro que cada Erasmus es un mundo repleto de las experiencias de cada uno, pero la tarde ha sido muy provechosa y nos ha servido para ver todo con algo más de perspectiva. Y de paso, para sumar a esta larga lista de experiencias una más que es la de conocer a alguien que vivió antes una vida muy parecida a la tuya.

Anuncios

Una respuesta to “La voz de la experiencia”

  1. sara 9 diciembre, 2010 a 23:02 #

    jajaja¡ un dejá vú??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s