El fin de los dieci

25 Nov

DIECIseis, DIECIsiete, DIECIocho y hoy último día con DIECInueve.

Como siempre, de los últimos del año en cumplirlos. Siempre he sido el pequeño. También lo seré aquí, entre los Erasmus, el último en dejar los dieci.

Durante estos 4 años con dieci todo ha cambiado mucho. Quizá en estos 4 años todo ha cambiado más que en los 16 anteriores. 4 años que empezaron en un nuevo destino, en el instituto de Paterna, después de la escuela de toda la vida y acaban, quien lo iba a decir, en lo más norte del norte: en una nevada Dinamarca.

El tema ha cambiado, de estudiar en casa filosofía, matemáticas o economía para un examen cada semana a estar haciendo un trabajo sobre la identidad turca ahora en mi propio piso, viendo como nieva por las ventanas.

Pero ha habido más cambios, del buscarse la vida para llegar a los sitios al tener el propio coche, de remover Roma y Santiago para conseguir entrar a una discoteca a poder hacerlo sencillamente, de escuchar y leer lo que los otros decían a escribir y decir lo que uno piensa (escuchando y leyendo, claro), de vivir a mesa puesta –colaborando mucho, como siempre- a tener que hacerlo todo, de esos primeros fines de semana en que mis padres me dejaban solo en casa a vivir solo del todo.

En estos años, también, he tomado algunas de las decisiones con mayor influencia para mi futuro: ¿qué estudiar? Pues a por sociología y políticas, que la cosa pintaba bien. No sé si lo hice para saber leer periódicos como me dijo mi padre o con un destino que ya llegará, pero lo importante es que lo que hago me gusta. Está claro que siempre se está a tiempo de cambiar y de aprender, pero creo que a lo largo de estos años he marcado el rumbo, he sentado las bases, he cumplido el rodaje, he aprendido sin parar hasta llegar a la rotundidad de los veinti, pero eso vendrá mañana.


Anuncios

2 comentarios to “El fin de los dieci”

  1. Javier Lacort 25 noviembre, 2010 a 15:19 #

    Què crack que eres, collons!!

    Te trobem a faltar!! Ho he sentit unes quantes vegades ja, eh? A tu i a Pep 😉

  2. sara 29 noviembre, 2010 a 22:01 #

    ¡¡¡¡QUÉ GRANDE ERES, PEQUEÑO¡¡¡¡
    Me suena muy familiar esto que has contado y me ha removido el alma.
    Es de tener muy buena pasta, buenos cimientos,decir lo que tú dices.
    Sí, sí, ya sé que no soy imparcial, pero, te juro, que intento verlo desde fuera y creo que hay que dar valor a las cosas que lo tienen y tú….
    ¡¡NENE, TÚ VALES MUCHO¡¡¡
    Se puede tener un cerebro hasta allá, sacar las mejores notas del mundo, bla, bla, bla, (sin despreciar esto)
    Como no se te vea el corazón…. ¡¡CACA, NENE, CACA¡¡¡

    Te quiero mucho
    Felíz comienzo de década 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s