El tiempo del comer

7 Oct

He llegado a casa de las clases con mucha hambre (esto de combinar el horario mediterráneo con el europeo desquicia mi estómago) y rápidamente he echado un vistazo al armario y a la nevera. Con una simple ojeada se me ha ocurrido: plato de ensalada y un segundo de pasta con tomate y beicon (relación causa-efecto: emancipación de casa – imaginación culinaria). Así que me he puesto a la faena cortando verduras, friendo el tomate (aquí sólo lo venden triturado, por ello siempre hay que freírlo), hirviendo la pasta,… nada del otro mundo, las tareas de siempre.

Mientras cocinaba han aparecido Kaan y Lance por la cocina. Lance es un chico de Ptitsburgh (EEUU) muy amigo de Kaan que estudia informática. Siempre me dice que le encanta España desde que pasó una semana en Barcelona, que este año quería estudiar allí, en Sevilla, pero que al final optó por Dinamarca porque no tenía ni papa de español (aunque balbucea algunas palabras sueltas). Aunque él vive en un piso en Copenhagen ya empieza a ser costumbre despertarme por las mañanas y encontrarlo durmiendo en el sofá al salir a desayunar… no se pierde ni una fiesta y claro, como no vive en el campus en algún lugar ha de pasar la noche cuando acaban los trenes para ir a la capital. A diferencia de a mis compañeras de piso que se han quejado por lo bajini alguna vez a mí no me molesta, es buen chaval además siempre mantenemos interesantes conversaciones con su perfecto inglés (a veces cuesta entender ese retorcido acento americano) y el mío bastante más pobre que él me ayuda a corregir. El otro día me estuvo contando como vivió lo del Katrina (Nueva Orleans está cerca de su estado, Pensilvania) y la brutal seguridad que había en su ciudad el año pasado cuando se celebró allí la cumbre del G-20.

Tras 15 minutos de preparación, tenía mi comida preparada y me he sentado a comer al mismo tiempo que Kaan terminaba de hervir huevos y hacer tostadas para saciar su hambre y la del amigo americano. Entonces, Lance, tras mirar y remirar mi plato me ha preguntado si de normal solía emplear tanto tiempo para hacer mi comida. Decía que él jamás lo hacía, que no entendía cómo podía estar tanto tiempo en la cocina para comérmelo todo en un momento. Yo le he explicado que tampoco es que a mí me encante llegar hambriento a casa a mediodía y tener que ponerme a cocinar, pero todos los días no me puedo dedicar a comer comida precocinada y aquí o soy yo quien lo hace o no me cocinará nadie por mí. Él me ha dicho que en América nadie dedica tanto tiempo a cocinar, porque el tiempo es dinero y no se puede malgastar de esta forma. Yo, algo sorprendido por su razonamiento, le he explicado que entendemos el comer de forma distinta, en primer lugar porque nos preocupamos por lo que comemos, por nuestra salud, y, en segundo, porque en los países mediterráneos hemos convertido (desde tiempos ancestrales) el tema de la comida en algo más que llenar el estómago: en un acto social y, en efecto, así es… cuanto tiempo invierte mi madre (y alguna vez, mi padre) en pensar el menú, en ir a comprar cada cosa a una tienda por su distinta calidad, en el proceso de cocina y, sobretodo, a la hora de comerlo. O, por ejemplo, que es sino la palla de los domingos o la que me como con mis amigos sino un acto social de primera línea.

Aunque la diferencia en el comer pueda parecer algo banal detrás se esconde toda una estructura del tiempo y, al fin y al cabo (sin querer ser trascendental) de organizarse la vida. ¿Mejor? Bueno, simplemente diferente.

Anuncios

Una respuesta to “El tiempo del comer”

  1. sara 7 octubre, 2010 a 21:58 #

    mmmmmhhh¡ delicioso. Como una buena comida.
    Hoy he leído las tres últimas entradas, así, de golpe, y escribo en la última.
    Mi envidia sigue siendo grande y, quizá, el reencuentro próximo. Y allí… EN VIVO Y EN DIRECTO todo lo virtualmente vivido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s