Mi rincón de leer

4 Oct

Definitivamente… ni el frío, ni la lluvia, ni siquiera esa humedad que se mete hasta los huesos. Lo peor del clima en Dinamarca es, sin duda, el viento. Hoy ha hecho un día horrible, desde esta mañana el aire no ha parado de soplar. Cuando hace viento es insoportable andar por la calle -y peor lo tienes si vas en bici- porque un sonido incesante se te mete en el oído, la sensación de frío es mucho mayor y cuando entras a los sitios tienes una sensación de calor brutal, pues has de ir abrigadísimo en la calle cuando el frío no es tal.

Con tanto viento todas las hojas y ramas de los árboles rujen sin cesar. Ha sido un día movido ahí fuera, pero yo como un buen lunes sin clase lo he dedicado a hacer tareas pendientes. Por la mañana he estado en la biblioteca leyendo algunos libros para el proyecto (los Erasmus, a veces, también estudiamos o hacemos como si), luego he ido a ver a mi queridísima Maria Hylstolfte (la coordinadora de Relaciones Internacionales de la universidad: siempre imponente con su altura y esa mirada de superioridad al saberse que como estudiante internacional dependes de sus decisiones) para hablar de la prolongación de mi estancia en Dinamarca (cada día estoy un poco más cerca de lograrlo) y asuntos varios de la residencia, luego he vuelto a casa a comer tortilla de patatas (me he pasado con las cantidades y al final he acabado comiéndome yo solo una de 4 huevos), he visto las noticias de tve (bendito internet) y leído los periódicos de España (aún más bendito internet). Por la tarde he reparado a Lola, que se le habían soltado algunos tornillos (será por el trajín que lleva la pobre, siempre de arriba a abajo), he ido a comprar al supermercado y he estrenado el rincón de leer de mi habitación. Para la ocasión también he estrenado libro: “La soledad era esto”, con dedicatoria incluida del autor Juan José Millás. Ahora, cuando empiezo a leerlo recuerdo donde lo compré, una tarde de invierno fui con Mariola a escuchar una conferencia de este genial escritor en Sagunto, al llegar (los dos sin libro y sin apenas dinero en los bolsillos) encontramos a Millás allí sentado, firmando a sus lectores… nosotros, que vimos aquella como la mejor oportunidad de saludarle nos acercamos a una mesa cercana donde vendían algunas de sus obras y solo pudimos comprar el más barato del puestecillo porque era para todo lo que daba el dinero que teníamos. Y así llegó este libro a mis manos, la dedicatoria y una foto con mi columnista preferido. Aquí no tengo esa foto, así que la foto es de mi rincón:

Tras cenar, llamadas de teléfono: Nico, mis padres,.. al final, entre unas cosas y otras esta noche he decidido no salir, quedarme arropadito en casa que el invierno empieza a asomarse y hay que acostumbrarse.

Ahora, en la tranquilidad que dan estas cuatro paredes de mi habitación (y las ventanas cerradas, claro) escucho relajantemente la banda sonora de “Amélie” e intento prever como será el invierno aquí, en este país de frío, humedad y viento, mucho viento… por mucho que imagine creo que habrá que esperar a vivirlo. Y vosotros/as a leerlo.

Anuncios

2 comentarios to “Mi rincón de leer”

  1. Mariola 5 octubre, 2010 a 13:12 #

    Sara tiene razón, y es que nos haces sentir todo lo que tu sientes allí. He tenido la desagradable sensación del sonido del viento metiéndoseme en el oído. Y me ha invadido una enorme calma al imaginarme entrando en un edificio en el que desaparece ese frio otoñal.
    Y bueno, por supuesto, he sonreído al recordar la estupenda tarde que pasamos en Sagunto escuchando a nuestro tan admirado escritor.

    Gracias por todo eso.

    P.D: Hace uno dias me pasó exactamente lo mismo con la tortilla de patatas, acabé bastante empachada! xD

  2. Ángela 6 octubre, 2010 a 16:54 #

    Me había perdido estas últimas entradas! No sé cómo me guardé la página en favoritos, y si a eso le sumamos que con esto de los blogs no estoy muy al día… se me habían quedado unas cuantas sin leer (y eso que entraba cada dos o tres días para ver si había novedades…) Ahora ya, lo tengo claro! Estaré igual de pendiente y me emocionaré leyendo todo lo que escribes. No sabes las ganas que tengo de ir… espero que me den la beca pronto y poder comprarme ya el billete (por si las moscas, estoy ahorrando poquito a poco también).

    Hablamos, nos llamamos, nos contamos y nos queremos pronto (esto último, además de pronto, siempre 🙂 )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s