La libertad de hacer y deshacer

23 Sep

Creo que no hay cosa que me guste más del Erasmus que la autonomía que uno tiene para organizarse planes a todas horas, la independencia que te da vivir solo, la libertad que tienes para hacer y deshacer a tus anchas, y, sobretodo, por tener ahí delante todo un mundo por descubrir.

Probablemente, embriagados por este sentimiento erasmusero, anoche, mientras andábamos por las calles de Copenhagen en busca de cerveza barata se nos ocurrió a Sara y a mi hacer a la mañana siguiente (hoy) una visita a Malmö, la primera ciudad sueca con que te encuentras al cruzar el puente desde Dinamarca.

Propusimos el plan al resto, pero Guille fue el único que decidió sumarse a la aventura. La excusa para ir a Suecia era que allí todo es más barato (ropa, comida,…), pero conforme íbamos programando el viaje el plan se hacía cada vez más y más extenso. El día sin duda  prometía; sobre todo después de comprobar en internet que íbamos a tener solecito.

Sin prisas, a las 10.30h cogíamos el tren desde Trekroenr en dirección Copenhagen y en la estación central cambiábamos para subir al que me llevaría, por primera vez, a un país en el que nunca había estado: Suecia. El viaje es algo caro (10€ por trayecto), pero sin duda vale la pena cruzar el puente tren-carretera más largo de Europa, que con sus 7.845 m une los 16 km que separan un país del otro (el resto de distancia está cubierta por túneles e islas artificiales).

Al llegar a Malmö, tras una tertulia filosófico-político-sentimental (ya saben de la facilidad de ir saltando de un tema a otro, de ir encadenando conversaciones existenciales) en el tren, anduvimos por la ciudad visitando las callejuelas, plazas y jardines (como los daneses, los sucos tienen la buena costumbre de arreglar los cementerios como si de un vergel se tratase). Por una de aquellas calles adoquinadas nos encontramos por sorpresa con un grupo de cantantes que ensayaban una actuación de ópera al aire libre… sensacional, me recordó a la actuación de ópera en el Mercado Central de València.

Cruzamos canales, entramos a la farmacia más antigua del país (del siglo XVI), nos hicimos fotos en todas las esquinas y, de pronto, encontramos la biblioteca de la ciudad… edificio moderno, todo acristalado por donde entraba un montón de luz, un montón de salas, sofás, sillones, libros y más libros, todo el suelo de madera, escaleras que llevaban a salas perdidas. Daban ganas de coger un libro y sentarse a leer. Después, nos compramos unos kebabs para comer en unas mesitas al lado de un río, donde sorprendió lo limpio que estaba todo y lo que se acercaban los patos a la mesa.

Con el estómago lleno nos fuimos a comprar algo de ropa y entramos en un par de tiendas de diseño sueco (todo como Ikea), una pasada! Estábamos algo cansados de tanto andar, pero no podíamos irnos de Malmö sin visitar su edificio más singular: la Turning Torso, diseñada por Calatrava. Como la mayoría de sus obras es espectacular, un altísimo edificio (190m, en el momento de su construcción el segundo más alto de Europa) de hormigón armado, acero y vidrio que se retuerce sobre si mismo. Espectacular también en su contexto: al lado del mar, con zonas verdes y dársenas de rocas. Como la mayoría de sus obras, también, faraónica y espectacularmente cara. He leído algo sobre el proceso de construcción y los sobrecostes de la torre fueron tan altos que acabaron con la cooperativa de trabajadores que había impulsado  esta obra. Quien me iba a decir que me iba a encontrar en plena Suecia con términos que me suenan tanto: Calatrava-faraónico-espectacular-sobrecoste. Desgraciadamente (sobre todo para los valencianos) son palabras que cada vez están más entrelazadas.

Tras pasear y pasear por la zona marítima fuimos volviendo a la estación. En el camino nos encontramos un gran supermercado y no pudimos evitar entrar a comprar algo de comida y otros productos que sorprendentemente no encontramos en Dinamarca (fideos, sobrasada, cacahuetes,…) y todo, al cambio, un poco más barato.

El regreso fue en la noche y bastante cansados, pero contentos por el viaje que nos habíamos pegado, con momentos graciosísimos y sí, una experiencia más de esas que te organizas en un santiamén cuando tienes el mundo entero por conocer.

Desgraciadamente, al llegar a Trekroner algunos compañeros nos contaron el suceso de la tarde: Virginia, una Erasmus de Granada que llevaba por aquí apenas unos días, había tenido un accidente con la bici. No conocía mucho el funcionamiento de la bicicleta (se la habían prestado, y es que aquí no se frena con los manguitos del volante, sino invirtiendo el sentido de los pedales) y en una bajada con pendiente no supo frenar y a gran velocidad hubo de saltar del vehículo con la mala suerte de que se apoyó en la mano al caer. Conclusión: la muñeca rota, ambulancias, tarde de hospital y, lo más probable, que la noche la haya de pasar en ingresada esperando a que la operen mañana para poner los huesos en su sitio.

Entonces, te acuerdas más que nunca de la libertad para organizarse planes, de la autonomía que tienes para hacer y deshacer a tus anchas y de tener ahí delante todo un mundo por descubrir… y tocas madera para que nunca tengas la mala pata de perder, en cierta medida esa autonomía, esa libertad y poder seguir teniendo ahí delante el mundo entero por descubrir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Una respuesta to “La libertad de hacer y deshacer”

  1. sara 26 septiembre, 2010 a 8:01 #

    UNA VEZ MÁS DISFRUTANDO DE ESTAS SENSACIONES TAN VÍVIDAS QUE ME DESPIERTAN TUS RELATOS.
    YO TAMBIÉN ESTABA EN EL TREN, TAMBIÉN HE ESTADO EN LA BIBLIOTECA Y HE CONTEMPLADO EL EDIFICIO CALATRAVINO.
    TAMBIÉN ME HA DOLIDO LA MANO CUANDO HE LEÍDO LO DE VIRGINIA, AUNQUE QUIZÁ ESTO NO ES POR TU ESTUPENDO RELATO.
    … QUIZÁ SEA UN DEJA VU…

    TQ 🙂
    SARA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s