Valencia-Roskilde: 48 horas

16 Ago

Por fin escribo desde mi cama, mi nueva cama, mi cama de Roskilde. Este pisito que en su primera impresión fue horrible pero con el paso de las horas y la limpieza requerida se va convirtiendo en un hogar. Podré domir tranquilo en cuanto acabe esta publicación, pero para llegar aquí han pasado más de 48 horas de viaje.

Un viaje que empezó con el adiós a casa, todo recogido y cargado en el coche de Nico y rumbo pa’Madrid. El coche hasta arriba de trastos y pasajeros: Borja, Ani y Ángela. Nos adentramos en La Mancha hasta llegar al centro de la Península y una vez allí, después de descargar maletas, cargamos el cuerpo de cerveza fresquita. La calurosa bienvenida de Helena y Jota (ya empiezan a ser habituales en mis visitas a Madrid) hicieron de la tarde-noche una despedida genial. También se sumó Guillermo, uno de mis compañeros erasmus que viene de Valencia. Fue una noche muy divertida que acabó a altas horas, no fue lo mejor para levantarse de buena mañana al día siguiente y empezar un intenso recorrido aéreo.

En el aeropuerto lo de siempre, despedidas tristes y cierre de maletas forzado (cada kilo estaba perfectamente ubicado para pasar el exceso de equipaje sin problemas). Desde Barjas dejamos el país Gretel (otra de las compañeras Erasmus), Guillermo y yo con algo de retraso (un domingo 15 de agosto es lo que tiene). A Frankfurt llegamos con el tiempo apurado, corriento de escalerilla en escalerilla para hacer la escala. A nosotros nos dio tiempo, a las maletas no. Y allí se quedaron, bajo la lluvia alemana.

Al llegar a Dinamarca papeleo, denuncia y cierta tensión hasta que nos dijeron que llegarían a la noche. Teníamos cerca de 4 horas para poder cenar y volver al aeropuerto. Así que fuimos a Copenhagen a casa de Bue, un amigo danés de Gretel que la acoje en su casa, y que también sería nuestro anfitrión por aquella cena y por aquella noche: dándonos un par de colchones y mantas donde poder dormir. A las 23.30 cogimos de nuevo el metro hacia el aeropuerto, recuperamos las maletas como pudimos (primera demostración de hasta donde puede tocar las pelotas la extremada burocracia nórdica) y nos volvimos al piso. Al despertarnos en aquella casa bohemia nos duchamos, recogimos y partimos hacia la universidad de Roskilde (RUC). En la estación de trenes, por casualidad, nos encontramos a Esther, la que faltaba en el cuarteto sociológico enviado desde Valencia.

Desde la estación de tren a la universidad un breve paseo, con el tiempo tan justo para empezar el Foundation Course (el cursillo introductorio que hemos venido a hacer durante estas primeras semanas, hasta que empiece el curso en septiembre) que sólo permitía desayunar. Las maletas las dejamos en una habitación de unos estudiantes daneses que conocimos porque Guillermo y yo seguíamos sin tener llaves de la residencia. El inicio del curso estuvo bien: presentaciones, introducción al danes, vuelta por el campus,… a las 12.30 parón para comer (hasta las 13.30). En ese rato nos dieron las llaves. Yo subí a la habitación y me encontré lo que menos deseaba: un piso vacío de gente y muy sucio (sobretodo mi habitación). Al acabar las clases (a las 15.30h) volví a casa y conocí a una de las 4 miembros del piso: una chica de la Republica Checa (mi memoria es tan corta y su nombre tan difícil que me es imposible recordarlo), muy maja y agradable. A continuación empezó la sesión de limpieza: polvo por todos lados, suelo muy sucio, muebles desordenados y pegajosos,… pero después de un par de horas luchando, todo quedó arreglado y bien acojedor (con la ropa guardada y las fotos colgadas).

Con esto, acababa el viaje que había empezado junto a todas mis maletas 48 horas antes en Valencia: de casa a casa.

Para cerrar el día: la cena. El campus está bastante vacío porque aun no ha llegado casi nadie, así que Guille y yo hemos comprado cena en el supermercado que hay aquí al lado y nos hemos hecho un plato de pasta en su residencia, con unas vistas al atardecer en los prados daneses: sensacional. Al caer la noche me he venido a casa y desde aquí escribo, a punto de acostarme el resumen de esta primer etapa de un nuevo periodo. ¿Os apuntáis a seguirme?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s